SHARE

El gobierno local de la ciudad de Wuhan prohibió oficialmente el consumo de animales salvajes y exóticos, en un periodo de cinco años, tras casi cinco meses de que la pandemia del COVID-19 se desatara en esa localidad.

Junto con la prohibición del consumo, Wuhan se convertirá en un “santuario de vida silvestre, en el que será prohibida la caza de animales salvajes”, dijo la administración local. La excepción serán las medidas para “investigación científica, regulación de la población, monitoreo de enfermedades epidémicas y otras circunstancias especiales”.

Asimismo, la ciudad implementó un protocolo de controles estrictos sobre la crianza de los animales salvajes, y se busca que sean empleados para el consumo humano.

Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes en la provincia china de Hubei, registró los primeros casos de COVID-19 a finales de 2019.