UNA GUATEMALA DIFERENTE ES POSIBLE. DE LA DEBILIDAD DE LA JUSTICIA. II Parte, columna de opinión por LIC. JULIO RIVERA CLAVERIA


Es incuestionable el daño que ha provocado la injerencia política en las nominaciones judiciales ya que, efectivamente, cuando se plantearon las comisiones de postulación, que son integradas mayoritariamente por decanos de las facultades de derecho de las universidades del país, el objetivo primordial era que la selección de Magistrados de Corte Suprema, de Cortes de Apelaciones y de Fiscal General de la Nación, se realizaran utilizando un mecanismo que permitiera que llegaran a ser postulados los mejores candidatos pero, en la realidad, esos listados ya llegaban al Congreso manipulados por grupos que ponían a sus representantes por intereses muy particulares los que, posteriormente, eran electos en el Congreso de común acuerdo con grupos paralelos que habían trabajado con las comisiones de postulación, es importante aclarar que no todos los integrantes de las comisiones de postulación participaban en este tipo de mecanismos de elección paralelo a todas luces ilegal.
Otro factor es la politización de la justicia, es innegable que existen diversos grupos con agendas políticas definidas para mantener el control del sistema de justicia del país y desde ahí poder operar en la vida política nacional o incidir en casos determinados de manera directa o indirecta con fines políticos, lo que ha deteriorado la credibilidad en el sistema de justicia, al final, estos grupos lo único que persiguen es mantener el control de las autoridades del sistema de justicia, para sus propios intereses, y lo único que han logrado es hacer que la impartición de justicia no sea objetiva e imparcial, además de convertirla en poco transparente.
Igualmente importante es mencionar la injerencia de corporaciones de abogados con relaciones políticas que hoy también representan a alguno de los diversos sectores en pugna que luchan por el control del sector justicia y que, al final afectan a la propia justicia, lo que estoy tratando de decir, es que hay bufetes corporativos, con nexos o con soportes de empresas transnacionales y nacionales que generan corrupción al interno del propio sistema de justicia, corrompiendo a jueces y magistrados del país, hecho que se sucede de igual manera a lo interno del Ministerio Publico. De ahí la importancia que, cuando se encienden las alertas es necesario, no solo investigar al interno de las instituciones de justicia, si no que, de igual forma, al o a los bufetes de abogados cuando hubiere indicios, por la forma en que estos procesos son manipulados, no solo en el sector justicia, sino incluso en los medios de comunicación, hasta donde se han llevado los litigios.
Es importante concluir haciendo una afirmación, efectivamente el sistema de justicia guatemalteco no solo está politizado sino que es débil, poco objetivo y poco transparente y su reestructuración tiene que partir desde la forma de elección de sus autoridades hasta el control y supervisión, tanto de los órganos jurisdiccionales como de las actuaciones de los fiscales del Ministerio Público, sin afectar su autonomía ni su independencia, así como al mismo tiempo, el Colegio de Abogados debe jugar un papel determinante en la observancia en cuanto a la correcta forma de actuar y la ética de los abogados liberales y sus bufetes profesionales, cuando hay denuncias en contra de ellos.
GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES.

LIC. JULIO RIVERA CLAVERIA
LIC. JULIO RIVERA CLAVERIA


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here