SHARE

Un acto repudiable ocurrió en cercanías del parque Las Fuentes, Ciudad Quetzal, San Juan Sacatepéquez, cuando en el fondo de un barranco fue localizada una mujer junto a su hija de dos años, quien lloraba.

Agentes de la Policía Nacional Civil que patrullaban durante el toque de queda escucharon el llanto de un niño en el fondo de un barranco. Al llegar al lugar localizaron a la pequeña, junto al cuerpo de su progenitora, identificada como Leonela Pineda Sánchez, quien se encontraba con vida, pero tenía severos golpes en el rostro y otras partes del cuerpo.

La bebé se encontraba estable. Ambas fueron llevadas hacia el Hospital Roosevelt para un chequeo médico. La Procuraduría General de la Nación intervino en el resguardo de la pequeña. 

La mujer, residente de la Colonia Santa Marta, zona 5 de Mixco, había llegado a Ciudad Quetzal para juntarse con unos amigos que le ofrecieron víveres, pero éstos con engaños la llevaron al fondo del barranco donde la golpearon, aparentemente por negarse a tener una relación sentimental con uno de ellos.