SHARE

Silicon Valley y los gigantes de Seattle -Facebook, Microsoft, Apple, Twitter- fueron los primeros en enviar a sus trabajadores a casa a medida que el virus se adentraba en Estados Unidos. Ahora, son de los últimos en devolverlos a las oficinas. Algunos de sus empleados tal vez nunca regresen.

Las compañías estudian lo que sus empleados más valorados -y mejor pagados- quieren, utilizando su propia tecnología para facilitar el trabajo remoto y buscar contratar a nuevos trabajadores fuera de los grandes centros urbanos. Es una potencial transformación radical después de años en que las empresas como Amazon y Google iban tras el escaso talento tecnológico abriendo o expandiendo sus oficinas en urbes como San Francisco o Nueva York.

El resultado podría transformar no sólo a Silicon Valley, sino a otras ciudades a medida que las empresas expanden sus contrataciones en lugares como Atlanta, Dallas y Denver, en donde Facebook planea abrir nuevos “centros” para sus nuevas contrataciones.

More from my site