SHARE
La capital china ha estrenado su nuevo aeródromo, el Aeropuerto Internacional Pekín-Daxing, con el que pretende descongestionar el tráfico aéreo de la ciudad. Pekín se une, de este modo, al grupo de urbes globales que cuentan con más de un aeropuerto internacional, como Nueva York, Londres, París o Tokio.
La construcción llevó más de cinco años; en la misma participaron más de 40 mil operarios. El resultado es una construcción de 700 mil metros cuadrados. Según las previsiones oficiales, por Daxing pasarán 45 millones de viajeros en 2022, 72 en 2025 y 100 en 2040; cifras que lo convertirán en uno de los más transitados del mundo.

La capital china ha estrenado su nuevo aeródromo, el Aeropuerto Internacional Pekín-Daxing, con el que pretende descongestionar el tráfico aéreo de la ciudad. Pekín se une, de este modo, al grupo de urbes globales que cuentan con más de un aeropuerto internacional, como Nueva York, Londres, París o Tokio.

La construcción llevó más de cinco años; en la misma participaron más de 40 mil operarios. El resultado es una construcción de 700 mil metros cuadrados. Según las previsiones oficiales, por Daxing pasarán 45 millones de viajeros en 2022, 72 en 2025 y 100 en 2040; cifras que lo convertirán en uno de los más transitados del mundo.

La prensa nacional ya lo ha bautizado como “la estrella marina”, a causa de su forma. De un núcleo central salen seis brazos: uno de ellos es el acceso y los otros cinco los pasillos que conducen a las aeronaves.