SHARE

Buddy, el primer perro que dio positivo a una prueba de coronavirus (Covid-19) en Estados Unidos, fue sacrificado a medidos de este mes por decisión de sus dueños, luego de que su estado de salud empeorara gradualmente.

El animal, un pastor alemán de siete años, cayó enfermo en abril, casi al mismo tiempo en que su dueño, Robert Mahoney, en el estado de Nueva York

Su estado continuó deteriorándose con el pasar de las semanas, presentando síntomas parecidos a los de muchos humanos contagiados con la enfermedad.

Parecía tener la nariz tapada y dificultad para respirar. Además, dejó de caminar y comenzó a vomitar y a orinar sangre.

Ante esta situación, Mahoney y su esposa, Allison, decidieron sacrificarlo el pasado 11 de julio.

La familia explicó que quiere que Buddy “era muy querido“, y que desean que su historia se conozca.