SHARE

En Guatemala, Bogotá, Manila, Jerusalén o Madrid miles de millones de cristianos celebran este viernes la Semana Santa encerrados en sus casas debido a la pandemia de coronavirus, que se acerca al umbral simbólico de los 100 mil muertos en todo el mundo, aunque una luz de esperanza surge en España.

Segundo país más afectado de Europa con 15 mil 843 muertos (Italia tiene 18 mil 279), España registró este viernes la cifra diaria más baja de fallecidos por COVID-19 desde el pasado 24 de marzo, con 605 decesos.

La tregua llega en pleno Viernes Santo, durante el cual el papa Francisco, líder espiritual de 1 mil 300 millones de católicos, contemplará por la noche a dos grupos de cinco personas en la inmensa plaza de la Basílica de San Pedro en Roma reviviendo para millones de internautas y telespectadores el Camino de la Cruz, el calvario de Jesús, desde su condena hasta su crucifixión y su muerte.