SHARE
Aparentemente los niños se encuentran seguros bajo el cuidado de sus padres, sin embargo en otros casos los mismos progenitores se convierten en los verdugos y en la pesadilla de sus hijos.

Aparentemente los niños se encuentran seguros bajo el cuidado de sus padres, sin embargo en otros casos los mismos progenitores se convierten en los verdugos y en la pesadilla de sus hijos.

En el acceso principal hacia el departamento de Huehuetenango, un vecino con su celular grabó los momentos donde un hombre y una mujer bajo efectos de bebidas embriagantes, quienes apenas pueden caminar, agreden y maltratan con sus palabras obscenas a su hijo de 7 años, quien es obligado a llevar un costal pesado.

Mientras otro niño de 3 años es llevado en un rebozo por su madre totalmente ebria.

Se espera que con estos dos vídeos las autoridades hagan las investigación correspondientes para rescatar a estos pequeños de sus malos padres, quienes aparte de darles un mal ejemplo les dan mala vida.