SHARE

Aprovechando la ausencia de personas en el lugar, debido al toque de queda, las autoridades de Puerto de San José procedieron a destruir las champas de ventas instaladas a las afueras del mercado de la localidad.

Las ventas se encontraban en el lugar llamado Avenida del Comercio, sobre el área de caminamiento y la carretera.

Según las autoridades, actúan por órdenes del señor alcalde, quien quiere reinstalarlos en el área de la Terminal de Buses, pero los vendedores rechazan la medida, ya que dicen que en el lugar no tendrán las mismas ventas.