SHARE

El diputado de la bancada Winaq, Edgar Stuardo Batres Vides, no fue capturado por la Policía Nacional Civil a pesar de ser descubierto conduciendo bajo efecto de bebidas alcohólicas y en horario restringido por el toque de queda.

La Policía Municipal de Tránsito de Villa Nueva tenía instalado un operativo preventivo en el kilómetro 22 de la ruta al Pacífico. Al percatarse que la persona se conducía en horario restringido se le detuvo y después de una prueba de alcoholemia se verificó que se encontraba alcoholizado.

Batres realizó varias llamadas e hizo ver su calidad de diputado, alegando su privilegio de inmunidad, por lo que le permitieron seguir su camino.

Sin embargo, a un piloto del transporte pesado que se encontraba estacionado fuera de la cinta asfáltica, en el kilómetro 55 de la ruta a Palín, esperando turno para ingresar a cargar a una empresa, y sin obstaculizar el tránsito, le impusieron una remisión, a pesar que el presidente de la República indicó que los pilotos del transporte pesado no tenían restricciones.

De igual manera en ruta Cito Zarco, Retalhuleu, agentes de la Policía Nacional Civil detuvieron a un piloto del transporte pesado, aduciendo que conducía con el furgón vacío, pero él se dirigía a la empresa a cargar la mercadería.

Es necesario que las leyes sean parejas y justas. Dejan seguir su camino a una persona en estado de ebriedad, no importa que tenga el privilegio de inmunidad, igualmente representa peligro en la carretera por su estado alcoholizado, y ponen multa de Q500 a un piloto que estaba bien estacionado, sin poner en peligro a nadie y respetando las leyes de tránsito.

Ya es hora que terminen los abusos, tanto de las municipalidades en contra de los pilotos, como de los políticos, quienes amparándose con la inmunidad que les da su calidad de servidores públicos, hacen lo que les da la gana e irrespetan las leyes más elementales.