Cuando agentes de la Policía Nacional Civil y fiscales del Ministerio Público llevaban a cabo varios allanamientos en busca de miembros de estructuras del narcotráfico, varios pobladores rodearon las radio patrullas y no permitieron seguir con las detenciones; además realizaron bloqueos.

Los sucesos ocurrieron en el municipio de San Antonio Huista, Huehuetenango. Los ánimos se elevaron por lo que hubo enfrentamientos entre los uniformados y los comunitarios.

Los residentes de aquel lugar exigen la liberación de los supuestos narcos; además que se les devuelvan las armas y el dinero que fueron incautados, asegurando que ellos no son delincuentes.