SHARE

La muerte de un enfermero del Hospital Nacional de Malacatán, San Marcos, por COVID-19 motivó el cierre de ese centro asistencial por 72 horas para prevenir la propagación de la enfermedad, informaron este viernes 22 de mayo autoridades de Salud.

Todos los servicios del hospital fueron cerrados y a partir del sábado 23 de mayo se empezará el proceso de desinfección, informó Rodolfo Véliz, director de dicho nosocomio, quien agregó que el personal que tuvo algún tipo de contacto con el paciente quedará bajo supervisión médica.
 
Añadió que se practicaron 32 hisopados y que los resultados los tendrán en 24 o 36 horas.
 
“No se puede imaginar el hecho de perder a un compañero con el que se ha compartido por muchos años, es muy duro. Esto no es un juego, es una enfermedad muy contagiosa que si no te cuidas te puede pasar lo mismo que a mi compañero”, dijo Véliz.