SHARE

La Embajada de China en España ha hecho público a través de su Twitter oficial que España compró los test rápidos que no son válidos a una compañía que no cuenta con licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China.

Ese organismo asegura que el Gobierno no hizo caso de las recomendaciones de China, que proporcionó a Sanidad «una lista de recomendaciones de proveedores clasificados», entre los que no se encontraba Shenzhen Bioeasy Biotechnology.

Fernando Simón, director del Centro Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha confirmado en una rueda de prensa la llegada de estos test fallidos, pero ha informado de que son 9 mil pruebas que no funcionan de un total de 640 mil que se han comprado al gigante asiático.