SHARE
El cierre de ciudades para controlar la transmisión del nuevo coronavirus se extiende en China. Después de la abrupta cuarentena impuesta desde este jueves a Wuhan, la ciudad de 11 millones de habitantes foco de la infección, las autoridades han ordenado el aislamiento de otras dos en las cercanías. Huanggang, de 7,5 millones de habitantes y la relativamente más pequeña Ezhou, de un millón de residentes.
En dichos lugares quedarán cerrados lugares de encuentro público como cafeterías o cines. Los residentes han recibido órdenes de no abandonar la localidad salvo circunstancias especiales. En Ezhou, a unos 60 kilómetros, dejarán de funcionar las estaciones de tren.

El cierre de ciudades para controlar la transmisión del nuevo coronavirus se extiende en China. Después de la abrupta cuarentena impuesta desde este jueves a Wuhan, la ciudad de 11 millones de habitantes foco de la infección, las autoridades han ordenado el aislamiento de otras dos en las cercanías. Huanggang, de 7,5 millones de habitantes y la relativamente más pequeña Ezhou, de un millón de residentes.

En dichos lugares quedarán cerrados lugares de encuentro público como cafeterías o cines. Los residentes han recibido órdenes de no abandonar la localidad salvo circunstancias especiales. En Ezhou, a unos 60 kilómetros, dejarán de funcionar las estaciones de tren.

“El 2019-nCoV parece ser un virus recombinante entre el coronavirus de los murciélagos y otro coronavirus de origen desconocido”, explican los expertos. “Nuestra investigación concluye que la serpiente es el animal salvaje más probable”, señalaron.

El estudio recuerda que las serpientes se encontraban entre las especies vendidas en el mercado de Wuhan. También se vendían en el mercado de Huanan, donde muchos de los pacientes trabajaban, explicaron.