SHARE

En medio de la imparable propagación del coronavirus en Estados Unidos, el centro de detención de inmigrantes de Farmville, en el estado de Virginia, ha emergido como un nuevo brote de contagios, con 290 positivos confirmados por las autoridades.

Semanas después de que la expansión de la pandemia en el Centro de Detención de Otay Mesa, en California, encendiera las alarmas, Farmville ha despertado la preocupación de organizaciones proinmigrantes, senadores y el gobernador de Virginia, Ralph Northam, quienes han pedido se detenga la transferencia de personas bajo custodia a ese lugar.

Según las estadísticas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), en el lugar se han detectado 290 casos positivos.

Hasta el pasado martes las cifras de ICE daban cuenta de una población total de 312 detenidos en el centro, aunque no informaban sobre posibles empleados de esta agencia contagiados.