SHARE

En Miami no existe una orden a nivel estatal de usar mascarillas y muchos escépticos se niegan a llevarlas en nombre de sus libertades individuales.

Sin embargo, casa por casa, un grupo de trabajadores reparte mascarillas y sanitizadores en la ciudad estadounidense de Miami, intentando convencer a los vecinos de que los usen, en un esfuerzo para combatir el avance del COVID-19 en Florida.

“¡Buenas! gritan a los vecinos que se asoman a las puertas de sus casas. “¡Tenemos mascarillas! “.

Los trabajadores reparten bolsas azules con mascarillas, sanitizadores, guantes y un folleto informativo.

Este martes, el estado de Florida sumó más de 6 mil contagios de COVID-19, la cuarta cifra más alta desde que comenzó la crisis. El sábado, reportó un récord de 9 mil 585 casos.