Conjeturas, Opinión por J. Fernando García.

Date:

Share post:

La mañana del lunes 20.11.23 el mundo entero amaneció con la noticia de que había surgido el primer presidente libertario en la historia de la humanidad. Los líderes de los “países occidentales” empezaron a enviar mensajes de felicitación. La mayor parte sólo eran meras formalidades diplomáticas, de compromiso. Sus plácemes incluían solapadas e innecesarias observaciones sobre la democracia, los derechos humanos o la preservación del medio ambiente. Habrían sentido mayor comodidad con el triunfo del candidato peronista.

En un debate, el aspirante Massa, astuto y perverso, preguntó a Milei; ¿Quién va a proveer educación a los niños argentinos en tu gobierno? La pregunta era tramposa porque sabía que la gente no estaba preparada para entender que, desde siempre, la educación pública ha sido provista con recursos de los contribuyentes. Los gobiernos se apropiaron de su administración, haciendo ver como si el gobierno estuviera a cargo de educar al pueblo. Incluso, lograron que las constituciones nacionales así lo ordenaran. La negociación política alejó parte de los recursos de los jóvenes y niños y los destinó a complacer a los sindicatos magisteriales y otros grupos que hacen política. La educación que prestan los planteles privados es superior a la que administran los gobiernos.

Las autoridades de educación en Suecia advirtieron que, en exámenes internacionales, sus estudiantes se estaban quedando por detrás de otros países. Los suecos crearon un sistema que permite a los padres elegir entre planteles privados dónde educar a sus hijos. Les ayuda a financiar su costo con aportes de los contribuyentes. La competencia entre planteles causó resultados notables.

Milei propone un sistema, como el sueco. El gasto público, con el dinero de los contribuyentes, se enfocará más en los educandos en vez de hacerlo en los educadores. Habrá más flexibilidad para adaptarse a las necesidades de cada región. Pero se trata de un proceso imposible de explicar en los dos minutos que Milei tenía para rebatir a Massa.

La noche de la elección, dos analistas discutían el programa de Milei. Uno de ellos, exhibiendo sensatez afirmó que si el Banco Central era artífice de las dificultades que sufre Argentina, lo que procedía era cambiar a sus funcionarios por otros, más aptos y honrados. Muchas personas habrán seguido esa línea de pensamiento. El problema para el nuevo presidente será explicar que no se trata de los funcionarios, que es la institución la que causa las distorsiones monetarias. Como candidato, Milei tuvo un éxito impresionante, impensable, explicando las bondades de la libertad. Ahora deberá hacerlo como presidente, con toda “la casta” en contra suya. Así llama a quienes viven de la política sin aportar nada al país.

No se puede esperar que el gobierno que iniciará el 10 de diciembre consiga superar, en el corto plazo, las graves condiciones económicas que sufre la República Argentina. Se trata de problemas anteriores a 1946 (año de asunción de Juan D. Perón). Hoy, la deuda del gobierno llega a US $400,000,000,000 (sí, 400 millardos, cada uno con nueve ceros). Las reservas monetarias son negativas (US $12 millardos). Los importadores deben US $55 millardos. La deuda interna, indexada, capta liquidez con tasas de interés cercanas a 133%. Las puertas de la banca internacional están cerradas. Las personas con ingresos por debajo de US $2 diarios (definición de pobreza) llega a 40% de la población y la indigencia (menos de US $1 al día) es de 10%. Hoy, más que 60 de cada 100 argentinos recibe un cheque del gobierno. Estos llegan a empleados públicos, jubilados, desempleados y otros. Dos personas producen para que sobrevivan cinco, esa es una proporción demasiado alta que será necesario cambiar.

Además de lo mucho que Milei tendrá que arreglar en su país, deberá enfrentar adversarios ideológicos formidables en los gobiernos de Brasil, Chile, Venezuela, Colombia, México, Estados Unidos y Canadá. En Europa, quizá Meloni en Italia y Orbán en Hungría le sonrían. Los demás harán votos porque fracase. Pero al lado de los gobiernos hay importantes grupos ciudadanos entusiasmados con su elección, España es un buen ejemplo. Seguramente veremos una lucha entre quienes viven de los gobiernos y quienes desean producir. Los ciudadanos comunes no nos podremos inhibir de participar en ella.

Muy pocas personas en todo el planeta, incluidos los académicos y los gobernantes, alcanzan a visualizar la dimensión de lo que aconteció en las urnas argentinas. Para muchos habrá sido una elección más, donde la gente optó por un candidato que a los políticos les resulta incómodo. Para otros, los libertarios y los pocos hombres libres en el mundo, ha acontecido un esperado cambio que será radical. El futuro de toda la humanidad podría haberse gestado en el más austral de los países del globo (después del despoblado continente de la Antártida).

Los más entusiastas libertarios están convencidos de que, con la elección de Milei, da inicio una época en que los gobiernos nacionales dejarán de crecer. Los ciudadanos, ya libres, desarrollarán todo su potencial y creatividad. Nombres como el de Musk, Bezos, Arnault, Buffet, Page, Ellison o el de ganadores de premios internacionales surgirán con apellidos latinos y de otras nacionalidades. El liderazgo será de Argentina, que, durante los siguientes cuatro años, reducirá severamente el tamaño de su gobierno. Más personas se incorporarán al trabajo productivo. La inversión internacional habrá de regresar. Desde lo lejos, podremos ver como su desarrollo crece, al tiempo que el de los países socialistas se sigue reduciendo. Otras naciones se darán cuenta y ya no aceptarán gobiernos que sigan constriñendo el bienestar de todos. Así, con el tiempo, el tamaño de sus gobiernos también se reducirá.

Una pregunta simple que, sin embargo, pocas naciones se atreven a responder es: ¿Quién crea mayor riqueza y bienestar para todos? ¿Las empresas o el gobierno? Siendo los gobiernos poco capaces de producir con eficiencia, la respuesta debiera ser fácil. Responder, sin embargo, conduce a dirigir la mayor parte de los beneficios a las empresas para su reinversión productiva, dejando al gobierno solo el mínimo indispensable. Empero, tal sensatez económica es, al mismo tiempo, blasfemia política. Pronto, pero no inmediatamente, los argentinos van a conocer el desarrollo y el bienestar que proviene de un gobierno reducido. Uno que, ocupado principalmente con la seguridad y la justicia, no interfiere en la actividad productiva lícita de los ciudadanos.

Los franceses han empezado a dar muestras de fastidio y a rebelarse ante el crecimiento de su gobierno. Aceptaron de mal modo que los obligaran a usar mascarillas. El improductivo encierro los llevó a protestas masivas que fueron reprimidas por la fuerza. La vacunación obligatoria y los medios de coacción usados rebasaron su tolerancia. El gobierno les obligó a presentar un carné de vacunación para subir a un tren, ingresar a un restaurante, ir al cine o entrar a un sitio concurrido. Hubo protestas violentas que fueron reprimidas por la fuerza pública. Empero, el germen de la resistencia permanece. El proceso electoral francés de 2026-27 podría incluir a un candidato que emocionado grite: ¡Vive la France, Carajo!

La libertad de las personas, en todo el orbe ha sido conculcada por los estados nacionales. Cada día, de todos los años, los ciudadanos del mundo hemos perdido algo de libertad. Ha sido un proceso largo, lento y permanente, tanto, que no hemos alcanzado a percatarnos de su magnitud. Es como el experimento de la rana dentro de una olla con agua, a la que aumentan la temperatura, gradualmente… hasta hacerla hervir. La rana muere, sin enterarse.

Alrededor de 1940 Stefan Zweig escribió en su libro “El mundo de hoy” (página 209 de 222): “Antes de 1914 la Tierra era de todos. Todo el mundo iba adonde quería y permanecía allí el tiempo que quería. No existían permisos ni autorizaciones. Me divierte la sorpresa de los jóvenes cada vez que les cuento que antes de 1914 viajé a la India y a América sin pasaporte y que en realidad jamás en mi vida había visto uno. La gente subía y bajaba de los trenes y de los barcos sin preguntar ni ser preguntada”. Me pregunto ¿Qué habría dicho, quien fuera el escritor más prolífico y leído hace 90 años, de haber sabido que hoy casi hay que desnudarse antes de abordar un avión?

La mayor parte de las personas no comprendemos a cabalidad el significado de la libertad. Quizá sea así, porque no la hemos conocido jamás. Los gobiernos, unos más, otros menos, han retenido para sí, parte de la libertad de los ciudadanos. Resulta aberrante hablar de libertad de prensa, libertad económica, de locomoción, de culto… Hemos perdido la concepción de la libertad como un todo unitario. Vemos fracciones, como las de un espejo roto, donde no podemos reflejar nuestra integridad. Dejamos de visualizar que se es libre o no se es libre. Aún peor, más de un comunicador parece entender la libertad bajo una visión penal: Es libre aquel que no sufre cautiverio.

Afortunadamente el mundo cuenta con hombres que sí entienden a cabalidad la esencia de la libertad. Personas como Elon Musk quien no dudó en tomar partido. Visualizó con claridad la Argentina del futuro y decidió invertir allí. Posiblemente solo sea la primera de varias plantas suyas en ese país. Aún antes de que Milei asuma la presidencia, las acciones y valores relacionados con la tierra de Borges empezaron a subir. La sensatez está en los ciudadanos desarrollados del mundo, no en sus gobiernos.

Un buen amigo, desde siempre entusiasta de Argentina y aún más ahora con Milei a la cabeza del Gobierno, me dijo que el principal peligro él veía, era Milei mismo. El poder es capaz de corromper al más plantado ―dijo. Pero hay varias fuerzas de las que podrá sujetarse, agregó: Karina Milei, su hermana; Victoria Villarruel, la futura vicepresidente y Patricia Bullrich, la más importante colaboradora en su triunfo. Tres mujeres que son como robles, comprometidas con el futuro, impedirán cualquier humana tentación.

La opinión de este artículo es ajena al Noticiero el Vigilante.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img

Related articles

¿El Salvador de El Salvador?, opinión por Alfred Kaltschmitt

Nayib Bukele se destaca en el tablero regional como un personaje controvertido,‭ ‬oscilando más en el péndulo de...

Palabras para los diputados desde España con Polonia Castellanos Parte 4

https://rumble.com/v4elruz-palabras-para-los-diputados-desde-espaa-con-polonia-castellanos-parte-4.html Palabras para los diputados desde España con Polonia Castellanos Parte 4 Polonia Castellanos, presidenta de la Asociación de Abogados...

Conductora denuncia a “cuidadoras” en zona 1

https://youtu.be/cL-JLXdPPwg Manjari Shaw compartió en redes sociales su experiencia en la 17 calle de la zona 1 de la...

Canadá sanciona a personas implicadas en socavar la democracia de Guatemala

https://youtu.be/xovGlqqycKE Las personas sancionadas han trabajado incansablemente para socavar la democracia e impedir una transición pacífica del poder. Estas...