Home POLITICA Lo que se sabe de la conexión marroquí en el mayor escándalo...

Lo que se sabe de la conexión marroquí en el mayor escándalo de corrupción en el Parlamento Europeo

El ‘Catargate’ ha dejado varios detenidos en Bruselas, más de 1,5 millones de euros incautados y una enorme mancha de desprestigio en las instituciones comunitarias.

El escándalo de corrupción que sacude desde hace semanas a la Unión Europea (UE) con varios eurodiputados socialistas detenidos, el llamado ‘Catargate’, se agravó con la aparición en escena de otro actor, Marruecos, un país con muchos intereses en Bruselas.

Abderrahim Atmoun, embajador del reino alauita en Polonia, es el principal sospechoso. Su nombre aparece en la orden de arresto enviada por Bélgica a Italia en la que solicitaba la entrega de la esposa e hija de uno de los detenidos, el exeurodiputado socialdemócrata italiano Pier Antonio Panzeri.

Se sospecha que ambas recogieron “regalos” en la legación diplomática marroquí en Varsovia a cambio de alabar y favorecer a su país en las decisiones comunitarias.

Exlíder sindical y fundador de Fight Impunity, Panzeri fue detenido después de que la Policía hallara 700.000 euros en metálico en su casa. En sus años de eurodiputado (2004-2019) mantuvo una estrecha relación con las altas esferas del poder marroquí.

“Red de sobornos”

El diario belga Le Soir informó que Atmoun forma parte de una red de sobornos en la que también estarían implicados dos agentes del servicio de espionaje marroquí en el exterior. Según el rotativo, Atmoun y Panzeri se describen como “buenos amigos”.

Rabat cuenta con un lobby muy poderoso en Bruselas, habida cuenta de lo que se juega en varios frentes: los acuerdos de pesca con la Unión Europea (UE), las disputas alrededor del estatus del Sáhara Occidental, la cuestión migratoria, las relaciones con España o la colaboración europea en materia de seguridad y en la lucha antiterrorista.

Varios eurodiputados han revelado estos días a la prensa detalles sobre cómo actúan los lobbies, entre ellos el marroquí, en Bruselas.

“Nada de esto es nuevo para quienes andamos por el Parlamento Europeo. Es un comentario generalizado que, durante las sesiones plenarias, la embajada marroquí tiene prácticamente una oficina permanente en el bar de eurodiputados. La cuestión es qué consecuencias tiene esto”, escribió en Twitter el eurodiputado izquierdista Miguel Urbán, de Anticapitalistas.

Y añadió: “Durante años los socialistas han bloqueado sistemáticamente cualquier debate o resolución en el pleno de Estrasburgo que critique abiertamente a Marruecos o denuncie la situación en el Sáhara ocupado.” 

Urbán explicó en un artículo en la revista Viento Sur que “en el actual contexto de crisis de legitimidad y gobernanza global de los organismos multilaterales” las decisiones sobre cuestiones internacionales “han ido adquiriendo un importante impacto en terceros países”.

“Esto ha atraído el interés de numerosas dictaduras, con mucho dinero y pocos escrúpulos, para intentar utilizar el Parlamento y a los y las eurodiputadas para lavar su imagen pública internacional o, al menos, para mitigar cualquier crítica que pudiese salir de la Eurocámara”, apuntó.

info:RT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here