Home OPINION La política incomprensible, columna de opinión de Betty Marroquín

La política incomprensible, columna de opinión de Betty Marroquín

Políticamente Incorrecta

Las personas se quejan de la clase política, pero desconocen por qué no entra gente decente al ruedo, y se expone.

Entrar en política, para gente que no es oportunista ni granuja, es difícil. Exponerse a los castigos fiscales, a estar bajo la lupa, a ser criticado desde la A a la Z, y a asumir la responsabilidad que implica pronunciarse y no digamos actuar. Hay dos tipos de gente que entra en una arena política así: las pirañas que buscan “comerse” cuánto les pasa por delante, y los que quieren genuinamente servir a su patria y defenderla. Los segundos, son los menos, lastimosamente.

Para rematarla, los políticos tradicionales suelen ser aquellos que “hablan bonito” tipo Obama, y le dicen a la gente que va a comer estiércol, que le sabrá a chocolate, y que le hará mucho bien. Y la gente, embelesada por su retórica, se come el estiércol, vomita y se enferma, pero como habla bonito, votarían por él otra vez.

En lo personal, prefiero un candidato honesto, que me diga las cosas como son, no como yo quiero que sean. Alguien que apele a mi cerebro, no a mi hígado o a mi corazón. Porque si hay inflación, si hay criminalidad, si hay inestabilidad de cualquier tipo, responde a liderazgo mediocre o negativo. Más incomprensible aún es elegir nuevamente a alguien que YA demostró ser un líder negativo.

Pues tristemente, la gran mayoría de votantes siguen votando con cualquier órgano excepto su cerebro. Es así que en USA reeligen a la nefasta Pelosi, y a otros granujas como ella, y en Guatemala la gente aplaude, se toma foto y da estatus de estrella de rock a un asesino confeso, lavado de dinero convicto, ladrón y corrupto, que tiene pico de oro. Me refiero al nefasto Portillo que debieron condenar a cadena perpetua.

En Guatemala tendremos un cartón de lotería en el que habrá terroristas, oportunistas, ladrones, embusteros, socialistas, y más de lo mismo. Todo, porque el sistema no permite que gente decente participe. Pocos se atreven y puedo decirles que el costo de atreverse es alto.

Empeora el panorama que el financiamiento de campaña sigue en manos de una Corte de Constitucionalidad que se rehúsa a definir financiamiento lícito vs ilícito. Así que sólo el partido oficial, los narcos y candidatos con dinero propio podrán participar.

Para rematarla, el Tribunal Supremo Electoral pretende crear el fraude que algunos sueñan que haya para según ellos favorecerse, usando Smartmatic y DominionLos únicos ganadores serán Todd Robinson y el Departamento de Estado. Mal paga el diablo a quien bien le sirve.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here