Home OPINION Presidenciables recoge chencas, columna de Opinión de Arameo Barillas Pelaez

Presidenciables recoge chencas, columna de Opinión de Arameo Barillas Pelaez

Desde Mi Trinchera

Noviembre de 2022, en la Plaza del Municipio de Nebaj, se mezclan los diseños y colores de una época moderna, que contrastan armoniosamente con la tranquilidad y la preservada influencia del Siglo XVIII. Es una mañana con un clima tan especial y único de la tierra del Triángulo Ixil; frente a mí, se erige respetuosamente y rodeada de espiritualidad, la Iglesia Católica Santa María Nebaj, El Quiché, la cual fue mandada a construir por Cédula Real, por el rey Felipe II de España, en época de la colonia.

Los perros callejeros corren de un lado a otro, olfateando y rastreando, las sobras de comida que con lastima les dejan los indígenas, que poco a poco van ocupando la plaza, unos para dirigirse al mercado y otros, para cumplir la orden solemne de las campanadas de la Iglesia, señalando que la misa está por empezar. Es el preciso momento en que un anciano, con un sombrero en desgastado negro, deja caer elegantemente, la “chenca” de su cigarrillo, después de pegarle la última bocanada…Presurosamente un mendigo, al igual que los perros, rastrea la “chenca”, para poder recoger y aspirar el humo del desperdicio del cigarrillo…

A casi 67 días, que arranque oficialmente el proceso electoral 2023, donde los guatemaltecos esperamos ansiosamente, con una creciente incredulidad y falta de fe, en torno a la poca transparencia que se puede dar en las elecciones venideras, debido al riesgo que se corre de un fraude electoral, por el alto interés de tomar o perpetuar en el control político del Estado, por aquellos sectores enfermos, mercantilistas y sin verdadero liderazgo, que nos han tenido hundidos en el subdesarrollo y falta de oportunidades.

Y es así, como ese pobre mendigo de la Plaza de Nebaj, que se lanza por una chenca de cigarro, existe para este próximo proceso electoral, “precandidatos presidenciales recoge chencas”, que a falta de liderazgo, capacidad y aceptación ciudadana, andan esperanzados a que otros probables candidatos, con reales oportunidades de triunfo, se les niegue el derecho de participar en el proceso electoral, ya sea por un supuesto criterio o interpretación del TSE, o por medio de algún recurso “jurídico legal”, para de esa forma, poder recoger del suelo, votos sucios y sin dignidad; porque saben que es su única  oportunidad de “soñar” con ser probables ganadores, vuelvo a repetir…“que patético”.

Para mala fortuna de estos candidatos recoge chencas, las condiciones legales en Guatemala, no son las mismas que en el proceso electoral pasado; hoy contamos con una Corte de Constitucionalidad, separada de los intereses político-ideológicos, al contario de la anterior magistratura, con personajes como Gloria Porras, que estuvieron al servicio de una estructura criminal enquistada en nuestro Estado, algunos de ellos, hoy en día prófugos de la justicia. El Tribunal Supremo Electoral, tiene la obligación constitucional de cumplir con sus funciones de una forma objetiva, y que los procesos de inscripción de candidatos sean, conforme a lo que estipula nuestra Constitución Política de la República y los acuerdos internacionales, como por ejemplo, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en su artículo 23.

Los candidatos presidenciales, y demás candidatos que tengan aspiraciones político- electorales, tienen el derecho de ser inscritos y participar en el proceso de electoral en base sus derechos constitucionales y no de acuerdo con su ideología política, ya que es un derecho el elegir y ser electo. El actuar, y resolver en conformidad con la ley de parte de las instituciones que integran nuestro Estado, de una forma legal y moral, es el camino justo que merece el pueblo de Guatemala, para que pueda creer en sus autoridades, se consolide un legítimo Estado de Derecho, y que se pueda pensar que realmente puede existir finalmente, un proceso electoral democrático y limpio.

Los intereses de esos sectores sucios, de meter las manos en el próximo proceso electoral, por medio de fraudes, es un riesgo verdadero; y no se habla de un solo tipo de fraude, no es solamente el que puede resultar a partir de un software manipulado desde el TSE, existen además muchos tipos de fraudes electorales, que puedan elegir diferentes grupos, pero con el mismo fin, la toma del poder engañando al pueblo guatemalteco.

Termino esta columna, pensando en ese bello municipio de Nebaj, lleno de historia, donde sus habitantes anhelan seguridad, desarrollo y justicia, donde la mayoría de sus habitantes Ixiles, preservan sus costumbres y tradiciones, enraizados con la moral y la fe cristiana, un Nebaj en que aun hablan y recuerdan con nostalgia, admiración y respeto a grandes líderes como el General Ríos Montt, un Nebaj con su colorido mercado, con su Plaza impecablemente limpia, con su Iglesia colonial fiel testigo silencioso del paso del tiempo, un Nebaj  al igual que toda Guatemala , que NO necesita de candidatos políticos patéticos, recoge chencas, que necesita y clama por líderes auténticos, que sus palabras estén llenas de valor, que no solo sean abrazos, y fotos, los guatemaltecos están necesitados de verdaderos estadistas, nacionalistas, garantes de la libertad, que construyan tomados de la mano, Una Nueva  Y Gran Historia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here