Home OPINION Smart-false-matic. Columna de opinión de Carolina Castellanos

Smart-false-matic. Columna de opinión de Carolina Castellanos

“Smart-lobby-matic”

Nada nuevo bajo el sol. Hoy ponemos atención al sistema de votación mientras nos hemos acostumbrado a todos los demás.  

Desconozco quién se inventó este software, Smartmatic, utilizado para contabilizar los votos emitidos en los procesos electorales en gran cantidad de países de América Latina. Es la herramienta ideal para cometer fraude. Mis conocimientos de informática son bastante limitados pero no se requiere mucho para darse cuenta que fue diseñado para alterar los resultados.

Brasil continúa en la encrucijada y las luchas internas se acrecientan con el tiempo, con el objetivo de definir al auténtico ganador. Sirva esta experiencia para Guatemala, pues estamos a pocos meses de la convocatoria a las elecciones.  Una vez la rueda empiece a girar, será cada vez más difícil luchar contra este cáncer llamado fraude. 

En Guatemala hemos utilizado el conteo de votos que quedan plasmados en las actas que son firmadas por los representantes de todos los partidos políticos y de esa forma se determina al ganador. Al tener representación de todos los involucrados, la posibilidad de “contar mal” o de plasmar en el acta datos erróneos, se reduce al mínimo. ¿Cuál es la insistencia, entonces, de utilizar este software?

El sistema de compras y contrataciones establecido en ley también utiliza un software “smart”. Le llamaremos Smart-bite-matic.  “Bite” significa mordida en inglés. Los funcionarios de turno, a todo nivel, lo utilizan a su conveniencia para agenciarse de “unos sus centavos” adicionales a los que tienen derecho, de acuerdo a su cargo, ocupación u oficio, Smart-hire-matic (hire significa contratación) es utilizado para el pago de favores o compra de voluntades, una vez se ostenta un cargo público. Considerar contratar a amigos o familiares que serían excelentes para ocupar un cargo, es casi un sacrilegio, y con toda razón. Habiéndose distorsionado el proceso, se contratan personas no aptas y que utilizarán el “smart-bite-matic” como herramienta de trabajo.

El “Smart-lobby-matic” (lobby significa cabildeo) solía serdecente ya que todos tenemos derecho a opinar sobre una iniciativa de ley, de proponer una para beneficio de un sector específico, etc.  Se hacía con buenas intenciones y se lograba mejorar alguna ley o norma. El “lobby” o “cabildeo” se desvirtuó convirtiéndose en una bolsa llena de dinero en la que no cabe una idea o propuesta que puede significar un cambio favorable para el país. Hoy en día, ese lobby se volvió más “smart” pues, con dinero, muchas cosas se resuelven.

La palabra común en todo esto es “smart”, lo que significa “listo”. Si el sistema de gobierno propiciara la decencia, el servicio y la honestidad, ser listo sería un atributo importante. Pero, en nuestro caso y en el de prácticamente todos los países de América Latina, ”listo” significa que logró robar y corromper, salir de pobre y ostentar mucho poder. No extraña, entonces, que el software lleve este nombre. 

Nada nuevo bajo el sol. Hoy ponemos atención al sistema de votación mientras nos hemos acostumbrado a todos los demás.  Seguramente hay otros más dando vueltas por allí. Como reza el viejo refrán, “hecha la ley, hecha la trampa”. 

VIA“Smart-lobby-matic”

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here