Home OPINION Candente, columna de opinión por Betty Marroquin

Candente, columna de opinión por Betty Marroquin

¿Por qué nos importa lo que suceda? Porque de ello depende mucho de lo que suceda en Guatemala debido al nivel de influencia que hemos permitido que tenga ese país en nuestros asuntos internos.


Las elecciones en Estados Unidos son el segundo martes de noviembre, y determinarán el rumbo de ese país porque la dirigencia de ambas Cámaras del Congreso (Cámara de Representantes y el Senado), hoy dominadas por los demócratas con una mayoría ínfima, podrían pasar a manos Republicanas. Hay muchas curules en juego, enfrascadas en batallas candentes.

En casi todos los lugares donde los demócratas tienen problemas para mantener su liderazgo, sucede la misma cosa: los republicanos se enfocan en los problemas reales (crimen, migración ilegal e inflación), mientras que los demócratas se enfocan en hablar de victimización, demonizan a los votantes y líderes conservadores, hablando de eliminar la división mientras ahondan el odio entre sectores.

La realidad innegable es que el alza de la criminalidad, ha llegado a niveles insostenibles. En Chicago, por ejemplo, no baja de 50 los baleados cada fin de semana, y ojo, que las armas no se disparan solas. El 90% son heridos en pleitos de maras negras o hispanas, robos o asaltos a blancos por manos de negros.

Han politizado la administración de justicia para favorecer a los criminales negros pensando que con ello ganan adeptos en esa comunidad, al punto de legalizar el robo que no pase de US$900, o perdonar el asesinato siempre que el asesino sea negro. Eso ha generado un nivel de descontento enorme incluso entre la comunidad afroamericana.
La migración ilegal es otro gran problema. Los demócratas querían imponer las ciudades santuario en ciudades republicanas, pero que no se las impongan a ellos en ciudades demócratas. Gobernadores republicanos como Ron DeSantis en Florida o Greg Abbot en Texas, enviaron buses, trenes y aviones cargados con migrantes ilegales a ciudades demócratas. La reacción no se hizo esperar. Los demócratas rechazaron a los ilegales llegando a pedir apoyo a la Guardia Nacional para “defender su comunidad” de migrantes que dicen querer en los Estados Unidos, pero que cuando los tienen de frente los repelen.

Típicos hipócritas, doble moral.

El otro tema es la inflación. Con la crisis generada por el cierre de la producción de petróleo y gas natural en USA ordenada por Biden al día siguiente de asumir el poder, se ha producido un alza de los precios en todo nivel y rubro. La gente pensante que votó por Biden por ser más “moderado” y “agradable” que Trump, ahora que ve sus ingresos cuarteados, votará republicano. Los acomplejados, que siguen defendiendo a los demócratas, prefieren comer menos y pagar más por todo, pero que les hablen bonito y apelen a sus emociones, complejos y chiripiolcas mentales.

Personalmente, pienso que los republicanos van a arrasar en ambas cámaras y gubernaturas, siempre que no se vaya la luz durante los conteos de votos para mágicamente darle las victorias a los que iban perdiendo antes de que la luz se fuera, o sucedan las mismas anomalías que ahora se ha demostrado acontecieron en la elección hace 2 años.

Pensilvania, Georgia, Arizona, New York, Chicago y muchos otros están en candentes competencias y son claves porque en el 2024 se elegirá nuevo Presidente y estas elecciones del 2022 son casi una evaluación al trabajo realizado por los demócratas.

Betty Marroquin

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here