Home OPINION La educación, tema que preocupa, columna de opinión por Luis Javier Crisóstomo

La educación, tema que preocupa, columna de opinión por Luis Javier Crisóstomo

Tanmi Tnam


La educación es uno de los medios con que se cuenta para asumir de la manera más agradable, práctica y fácil el uso de los conocimientos, la tecnología, el conjunto de valores y el rol de las organizaciones e instituciones presentes en el entorno cercano, especialmente de la cultura materna. Los pueblos cada vez más ven la importancia de la educación para alcanzar el buen vivir de todos.

Los pueblos de Guatemala luchan porque la educación escolar deje atrás las prácticas de discriminación y racismo a cambio de conocer cada una de las culturas del país, las interioridades y usos de los conocimientos y valores con que cuenta cada pueblo, cómo se comprende la vida y cuáles son las obligaciones de las personas para conservar la naturaleza para que vivan las generaciones del futuro. Los pueblos de Guatemala están convencidos de que el idioma materno debe tener presencia y uso en la escuela de todos los niveles, el aprendizaje adecuado para un buen dominio del idioma Español y el aprendizaje de un tercer idioma. La escuela debe aprovechar el bilingüismo oral que hay en las familias para hacer realidad el dominio de tres idiomas.

En las áreas rurales de Guatemala, muchos recuerdan los esfuerzos de la escuela por desplazar el uso de los idiomas de pueblos originarios, por ejemplo, el Programa de Castellanización de los años 60 del siglo pasado cuyo objetivo era tomar como base la lengua materna para el aprendizaje del idioma Español. Dicho programa ya no se menciona, pero la práctica de desplazamiento de la lengua materna todavía está en uso. Ahora, se refieren al bilingüismo Español-Inglés. En este contexto hay necesidad de acciones para conservar y usar los idiomas nativos.

Madres y padres de familia con mucho sacrificio inscriben a sus hijas e hijos en la escuela primaria porque tienen claridad que la educación ayuda a liberar a las personas, familias y pueblos de la desigualdad y por consiguiente de la pobreza. Pero, ¿realmente ayuda la educación escolar a disminuir la pobreza de las familias y de los pueblos? Las respuestas varían: en el perfil de egreso de la primaria, apenas asoma el dominio de la lectura y escritura en el idioma oficial, continúa el analfabetismo en la lengua materna maya e inicia la crisis de identidad porque hay insistencia en la imposición de la cultura dominante a través del desarrollo curricular.

El perfil de egreso del ciclo básico, tampoco ofrece respuestas concretas a la disminución de la pobreza y por eso en los últimos años empieza el cuestionamiento de madres y padres de familia si vale la pena que los adolescentes y la juventud asistan al ciclo básico. Con la implementación de los bachilleratos en el ciclo diversificado, parece ser que la percepción de las familias, especialmente en el área rural, empieza a dudar de la importancia y de las ventajas de la formación escolar. Tienen a la vista la frustración de sus hijas e hijos porque el perfil de egreso del nivel medio no basta para conseguir algún trabajo, tampoco tienen facilidades para asistir a la Universidad porque no se cuenta con los recursos necesarios.

Hay que analizar y crear respuestas para que la educación escolar pueda atraer y retener a la niñez, adolescencia y a la juventud en las escuelas del nivel primario y particularmente en las escuelas del nivel medio. Estamos en un momento, en que hay establecimientos que se están quedando con pocos estudiantes, otros próximos a cerrar, por lo que es necesario pensar y transformar la educación escolar que responda a las necesidades y aspiraciones de la población en edad escolar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here