Home OPINION Ya casi no se respetan las leyes en guatemala video columna por...

Ya casi no se respetan las leyes en guatemala video columna por el Lic Carlos Cordova

El día lunes 3 de Octubre del 2022, el sacerdote católico guatemalteco Álvaro Leonel Ramazzini Imeri, en su calidad de representante del «colectivo» Convergencia Nacional de Resistencia a la opinión pública declaró, entre otras cosas, lo siguiente:

«El país tiene una élite económica depredadora e insaciable, una clase política corrupta y fundamentalista, además, carecemos de liderazgos políticos o sociales confiables, propositivos y honestos»

«Ahora manda el crimen organizado, sostenido por la violencia de los narcotraficantes y las redes de corrupción e impunidad, el principio de legalidad no se cumple y como sucede en un sistema dictatorial, la sociedad no es regida por el derecho y va a la deriva».

El derecho a la libertad de expresión del referido ciudadano guatemalteco no lo habilita a, de manera pública, violar la ley nacional amparado, de manera abusiva e implícita en su condición de integrante del Colegio Cardenalicio de la Iglesia Católica.

Es más, bien puede decirse que su actuar constituye una abierta infracción a las normas regulatorias propias de su institución religiosa.

El contenido del mensaje presentado y divulgado a título de representante del colectivo Convergencia Nacional de Resistencia es un claro mensaje de contenido «político».

Lo inadmisible del referido mensaje es que vierte el mismo en su condición de sacerdote (alza cuello) y en abierta infracción a las leyes constitucionales que regulan el ejercicio de los derechos políticos en el país.

La Constitución Politica establece que el Estado garantiza la libre formación y funcionamiento de las organizaciones políticas, y sólo tendrán las limitaciones que esta Constitución y la ley determinen.

Todo lo relativo al ejercicio del sufragio, los derechos políticos, organizaciones políticas, autoridades y órganos electorales y proceso electoral, será regulado por la ley constitucional de la materia.

La ley constitucional establece que es libre la constitución de organizaciones políticas cuyo funcionamiento se adapte a las disposiciones de la Ley Electoral y de Partidos Políticos. La referida ley reconoce como «organizaciones políticas» legalmente admisibles para operar en el país a los partidos políticos y los comités para la constitución de los mismos; los comités cívicos electorales; y las asociaciones con fines políticos.

De esa cuenta, el comparecer en su calidad de representante de un «colectivo», entidad no regulada, a proferir mensajes de contenido político y en su condición de sacerdote católico, además de la vergüenza moral inherente a semejante aberración, lo sitúa en una técnica violación, abierta y clara a la normativa de los procesos políticos del país, así como de las leyes penales tutelares de las instituciones electorales correspondientes.

El Tribunal Supremo Electoral no debe permitir semejantes abusos e infracciones electorales pues a corto plazo tendremos a un caballo real como «Incitatus» en su calidad de diputado al Congreso, como en los tiempos de Caligula.

Es indudable que el púrpurado Ramazzini Imeri vive en los años del oscurantismo medieval en que la sola calidad de prelado, asociada a los favores del monarca, lo situaban por encima de la ley.

Eso ya no es así desvergonzado Cardenal

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here