¡Vivre la France, vivre la Republique!, columna de opinion por María Isabel Morales Marcucci

0
145

El pasado jueves 14, Francia celebró su cumpleaños número 245.

Celebró triste y tímidamente su hermoso slogan: Igualdad, libertad y fraternidad.

El día 12 el Presidente había anunciado una serie de medidas restrictivas a ese slogan, sobre todo al de libertad.

Se debe al completo fracaso de la estrategia de vacunación, la cual los franceses no aceptan. Al 8 de julio el 36% contaba ya con la vacunación completa y 53% con una sola dosis.

Estas cifras no convencen al Gobierno ni a sus expertos.

Se supone que la vacunación no es obligatoria, pero cada vez más, con estas medidas y algunas anteriores se acerca a serlo. Los no vacunados se están viendo arrinconados a hacerlo en algún momento o a decidir cambiar completamente su estilo de vida.

El Gobierno impuso un Pase Sanitario/Pasaporte para poder acceder a eventos culturales, restaurantes, centros comerciales, tomar transporte de largos trayectos (tren y autobuses) no digamos aviones.

Deja la opción de presentar un test PCR con validez de un máximo de 48 horas a un costo de más de 70 euros. ¿Quién querrá pagar eso cada vez que quiera ir a un restaurante, cine o espectáculo?

Invita a los vacunados en los primeros meses de este año a revisar su conteo de anticuerpos para acceder a la tercera dosis ¿Vacunación permanente?

Los jóvenes de 12 a 17 años están afectos a estas nuevas disposiciones. Drástico ¿no? Se suponía que esta vacuna era más que todo para gente mayor. Nunca se pensó que sería así. Aunque la clase política a lo mejor ya lo tenía claro. ¿Estarán comprometiendo el sistema inmunológico de estas criaturas?

Invita a los vacunados a ejercer presión sobre los no vacunados para que lo hagan. ¿Dónde puede quedar la fraternidad del slogan?

En estos momentos en los medios se habla y se bombardea con la vacunación y lo relacionado. Ya no se escucha el número de infectados, muertes, camas de hospital, oxígeno, entubados, etc. que es lo que a muchos intimidó aumentando así el miedo y la necesidad de vacunarse.

Anuncia todo esto antes de que los franceses tomen las vacaciones que estaban esperando con tantas ansias. Reservaciones, pasajes listos y mucha disposición de sentir que ya era hora de salir de este encierro. ¿No es esto muy perverso?

La burocracia administrativa que implican estas nuevas disposiciones es inmensa. Los que ya cuentan con una dosis de vacuna no podrán obtener el Pase Sanitario hasta septiembre. Para entonces las vacaciones habrán pasado…

Es cierto que la Salud Pública es un tema muy importante dentro de un país. Pero la cuestión es hasta dónde un gobierno puede tener injerencia.

Aprovechando el discurso, el gobierno sacó el tema de la jubilación diciendo que, como ahora se vive más tiempo, habrá que trabajar más y por ello habrá que revisar… No se atrevió a mencionar los años de más.

Sin mencionar en este espacio, las consecuencias económicas de estas medidas, que no parecieran importar al Presidente.

Sin duda alguna un día triste.

!Vivre la France, Vivre la Republique!

María Isabel Morales Marcucci
María Isabel Morales Marcucci

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here