Compartir
Publicidad
[adrotate group="1"]


El convenio de cooperación entre la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala y el Tribunal Supremo Electoral, es percibido como espurio, puesto que cualquier pacto de esta naturaleza debe ser firmado por el Presidente y aprobado por el Congreso de la República, según el doctor en derecho y constitucionalista José Luis González Dubón.

Al mismo tiempo, el licenciado Raúl Falla, de Guatemala Inmortal, lo señala como una franca injerencia, pero sobre todo, el inicio de una serie de maniobras de la CICIG para ubicar a su candidata, la licenciada Thelma Aldana, en la Presidencia.

Falla agrega: “estuve revisando el convenio y es ilegal. El acuerdo que estableció a la CICIG en Guatemala es claro en cuanto a que esa entidad debe asesorar al Ministerio Público en materia penal. La carta de entendimiento reciente, desnaturaliza el acuerdo marco que creó a la CICIG. Cooperar con el TSE no es su competencia.

Compartir