Compartir
En la primera reunión del año, la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan) analiza la situación de las 297 familias de pequeños productores que fueron afectados por la sequía en 2018, con la evaluación del impacto de la canícula que se prolongó el año pasado. Además, se incluye la perspectiva para el cuatrimestre de diciembre 2018 a marzo 2019.
Publicidad
[adrotate group="1"]


En la primera reunión del año, la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan) analiza la situación de las 297 familias de pequeños productores que fueron afectados por la sequía en 2018, con la evaluación del impacto de la canícula que se prolongó el año pasado. Además, se incluye la perspectiva para el cuatrimestre de diciembre 2018 a marzo 2019.

Juan Roberto Mendoza, coordinador de Monitoreo y Evaluación de la Sesan y coordinador del comité, indicó que la importancia de los planes es que, además de las acciones que se realizan cada año relacionadas con la sequía, se fortalecerá la resiliencia de las personas vulnerables, que implica la capacitación técnica, generar empleo temporal, garantizar el acceso a agua y saneamiento, vacunación, suplemento de micronutrientes, entre otras.

Compartir