Compartir
Publicidad
[adrotate group="1"]


Los saborizantes de los cigarrillos electrónicos dañan los vasos sanguíneos y el corazón aun cuando no contengan nicotina.

Para demostrar esa tesis, los autores del estudio divulgado en la revista Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology, expusieron células endoteliales, como las que forman las arterias, venas e interior del corazón, a distintas sustancias aromáticas populares de esos dispositivos.

Los expertos utilizaron varias dosis de preparados químicos con sabor de banana, mantequilla, canela, clavo de olor, eucaliptus, menta, frutilla, vainilla y hasta ‘humo’, señala el informe.

Los sabores alteraron la producción de óxido nítrico, ON, una molécula que obstaculiza la inflamación y formación de coágulos, además de ayudar a los vasos a extenderse por el aumento del flujo sanguíneo.

Según la autora principal, la pérdida de ON está asociada con complicaciones de las enfermedades cardíacas, como el infarto y el accidente cerebrovascular.

Compartir