Compartir
Publicidad
[adrotate group="1"]


Luego de terminar su primera jornada laboral, varios pescadores que llegaron a la playa pública de la aldea El Naranjo, en Sipacate, Escuintla, localizaron el cuerpo de un hombre en estado de descomposición, el cual era devorado por aves de rapiña.

El cadáver posiblemente tenía dos días de permanecer en el lugar.

Agentes de la Policía Nacional Civil sospechan que se ahogó y las aguas lo arrastraron a la playa, donde aves de rapiña empezaban a devorar su rostro.

Varias personas se acercaron y dijeron que no lo conocían, por lo cual posiblemente se trate de algún visitante.

Compartir